En los últimos años se han popularizado mucho las estufas de pellets (serrín prensado), ya sea por su precio y por el material con el que funcionan, ya que es bastante mas barato que la leña o simplemente por la imagen atractiva que dan.

El principio de funcionamiento es sencillo, la estufa tiene un depósito donde almacena los pellets, cuando la ponemos en funcionamiento, un tornillo los va trasladando a la cámara de combustión al ritmo que el sistema de control electrónico le dicta. Una vez en la cámara de combustión, los pellets se queman emitiendo energía térmica y humos, estos se canalizan a través de una salida trasera donde tendremos conectada una chimenea en el exterior.